NdR Radio FM 103.9Prosa de Prensa

Y sí, la radio ha vivido equivocada

Al cumplirse 99 años de la primera transmisión radiofónica en la Argentina, el medio se ha convertido en una guarida de arrojados al servicio del poder y la banalidad. ¿El desafío? Que en 2020, con la conmemoración de su siglo, se inicie una revolución comunicacional.

Por Gustavo Calle

Porque ante cada piquete, corte de calle, manifestación popular, lo que destaca es el caos en el tránsito.
Porque a la palabra resultado la reemplaza por saldo; a los desposeídos los llama malvivientes; a los trabajadores en lucha, delincuentes; a los desempleados, sospechosos; a los salarios en negro, sumas no remunerativas; a los aumentos de precios los llama alza; a los despidos de empleados, crisis empresarial; a las inundaciones, anegamientos, y al dólar, moneda extranjera.

Porque se empeña en destacar que las elecciones se ganan por la voluntad popular.

Porque la inseguridad sólo la padecen la farándula, la clase media y los oligargas, en tanto que en los barrios carecientes viven los delincuentes.

Porque los cacerolazos son manifestaciones espontáneas y pacíficas, en tanto que las movilizaciones populares están repletas de rostros tapados, palos y bombas molotov.
Porque los paros en reclamo de mejoras son siempre equivocados en la forma; los colectivos son transporte urbano de pasajeros; los trenes, convoyes; las lluvias, precipitaciones; la noche, nocturnidad; el arte, ruidos molestos, y la indiferencia, ninguneo.

Porque un chabacano contador de chistes de mal gusto es un artista; los concejos deliberantes, honorables concejos deliberantes, y los barrabravas, hinchas más caracterizados.

Porque la pena de muerte siempre se pide para los mismos, mientras se clama por los indultos a los genocidas en pos de la pacificación.

Porque en ella conviven los Hadad, Baby Etchecopar, González Oro, Feinmann, Laje, Llamas de Madariaga, Magdalena Ruiz Guiñazú, Teté Coustarot, Fernando Bravo, Niembro, Macaya Márquez y sus émulos locales que cuecen pautas publicitarias, sus intereses encubiertos, sus mensajes de amor y paz con la sociedad civil tan amenazada por el proletariado anarquista, mientras se jactan de la libertad de expresión, siempre y cuando no se agredan investiduras, no se insulte al jerarca, no se manche la pelota ni se sobrepasen los límites de lo que ellos mismos miden como permitido.

Los Locos de la Azotea
Enrique Susini, César Guerrico, Luis Romero Carranza y Miguel Mujica. Los Locos de la Azotea.

Porque las palabras bellas, esas que se nos dan para nada, inmersas en la gratuidad, carecen de noticias diarias, es verdad, pero sin ellas vivimos miserablemente, declaro que en el siglo XIX, Oscar Wilde decía que los periodistas necesitaban cubrirse la cara con una máscara para decir alguna verdad, que entrado el siglo XX, nos acostumbramos a que el periodismo fuese un mero negocio de la curiosidad, y que hoy, transitando el tercer milenio, el periodismo fue arrojado, por sus entusiastas manipuladores, a la más acabada forma de la mediocridad.

Es por estos cabales motivos que, sin temerle ni un ápice a las dudas y a las represiones, afirmo que desde aquellos Locos de la Azotea a estos energúmenos de sótanos, incluido este servidor, La Radio Ha Vivido Equivocada.

Etiquetas
NdR Talleres | Ciclo 2019

Gustavo Calle

Periodista por negarse a amanecer temprano; escritor, porque los pájaros vuelan y no preguntan el motivo; obsesivo, por derecho propio, y conculcante, contumaz y desertor de cuartos oscuros, a más que tengan alcoba y alguien que me aguarde.

Artículos relacionados

Cerrar