Prosa de Prensa

Diatriba del antídoto (y prendió)

Gustavo Calle

Escritor, poeta, periodista y conductor de La Radio Ha Vivido Equivocada (de lunes a viernes de 11 a 13, por NdR FM 103.9)

 

En este dial globalizado
bien puedo ser periodista
como médico, ingeniero
arquitecto o vocero de un gobierno.
Total el periodismo es un oficio
según dicen quienes creen profesarlo.

Es decir
el periodismo no necesita nutrirse de conocimientos teóricos;
sólo le bastan un par de colados
dos o tres estribos
algún que otro puntero político
y sistematizar la impostura.

Mariano Moreno
fue arrojado al mar
como muchos compañeros
pero éstos
algo habrán hecho.
En cambio,
al patriota lo acallaron
¨Hace falta tanta agua para apagar tanto fuego¨
dicen que dijo un literato
de quien no recuerdan el nombre.

Cornelio Saavedra fue;
más que literato
un particular.
En definitiva
todos somos un poco periodistas.
La vecina, el locutor
el fabricante de sillas
el verdulero, la masajista
los orangutanes
y hasta los periodistas
si se me concede la prerrogativa.

“Un muerto y dos heridos
fue el resultado de un accidente automovilístico
ocurrido en la noche de ayer.
El hecho tuvo lugar en el barrio porteño del Abasto
cuando un camión y un colectivo
colisionaron frontalmente
en la peligrosa esquina de Agüero y San Luis”,
me contó la panadera de la otra cuadra.
Vamos, ella quiso anoticiarme
que hubo un choque y murió una persona
pero como todos tenemos algo de periodistas
recurrimos a la técnica del estilo información.

Osvaldo Soriano
Osvaldo Soriano. Escritor y periodista marplatense.

Gleyser, Conti
Soriano, Santoro
Capote, Walsh
Onetti, Ardizone
sucumbirían en las redacciones
al ver hoy tan buenos
y tantos periodistas.
Sus crónicas no tendrían razón de ser
ni de hacer.
Incluso
abandonarían sus sillas
sus máquinas de escribir
sus cigarrillos
y se refugiarían en un estudio de radio
o televisión
que es mucho más pragmático
otorga mayores dividendos
más aceptación y connotación social
y en verdad
no cuesta nada.
El país entero festeja su día
el Día del Periodista.

Vamos
como le cuento
que ellos dijeron
somos todos un poco parte de la prensa.
Es decir
todo todos
lo manifestamos escribiendo
(sólo y solo sí escribiendo, única razón de ser del periodismo)
y con una técnica determinada
que en definitiva
es la periodística.

Bueno sería
entonces
que algunos jueguen
al oficio mudo
por siempre
para siempre
por una cuestión de cortesía, al menos;
para dispensar una demostración amistosa, al más.

Es que todos somos un poco periodistas.

Maravilloso oficio (según algunos)
colonizado por ofidios
reptantes
hadadizados
azafranizados
que pregonan que sólo se necesita
una antena, un transmisor
dipolos
micrófono
y una sarta de estupideces para cubrir el tiempo.
Que como la verdad
no fue hecho para cubrirlo
sino
vaya paradoja
para conquistarlo
y enaltecerlo.

Roberto Santoro
Roberto Santoro. Poeta y periodista porteño.

Vamos
es que todos somos un poco periodistas
como médicos, carniceros
arquitectos o punteros políticos.
Venga
oficios
simples y absurdos oficios.
Y algún día
dos siglos después
harán falta tantos periodistas para acallar tantos oficiantes.

No será frase original y menos literaria.
Sólo es un deseo personal
de un periodista
(este servidor)
que además también tiene un poco de contradicción.
como no todos un poco la tenemos.

Bienaventurados
sólo
quienes estudiaron la carrera de Periodismo (y la ejercen con conciencia)
y aquellos maestros de redacciones
y perdón
oficiantes
por descubrir su mentira
y sus tandas comerciales.

Etiquetas

Artículos relacionados

Close