Chacarita empató un partido que era de desastrozo para abajo con un gol de Milla. Dejó más dudas que certezas en Caballito.



Que se jugaba, que no, que era sin público, que era con público, que era a las 16, que era a las 19. Sí, parece que Chacarita era local, pero no. Esta vez el manoseo político lo tuvo que sufrir Ferrocarril Oeste. ¿Por qué político? Porque fue el Gobierno de la Ciudad esta vez quien no habilitó la tribuna que tanto esfuerzo le costó al club porteño en construir.

El funebrero llegaba embalado por una gran victoria conseguida en San Martín el pasado sábado ante Central Córdoba, y disponía la vuelta de Víctor Zapata por Rodrigo Aliendro , formando así nuevamente el triple cinco, junto a Miguel Mellado y Matías Nizzo.
Si viste el partido o lo pudiste escuchar a través de alguna audición partidaria, te habrás dado cuenta que no comenzó bien la cosa. Porque al minuto de juego Chacarita había perdido dos veces la pelota, en una de esas viene un bochazo largo de Mozzo para el local, la cual desvía un jugador de Ferro, pero el árbitro Echenique da tiro de esquina. Éste en su ejecución es rechazado por Fernández (de flojo partido hoy), pero en cuestión de segundos volvió al área pero en los pies de un jugador verdolaga, al cual infantilmente Milla le comete penal. Venía mal barajada la cosa de entrada, amigos. Salmerón sería el encargado de patear desde los doce pasos, Taborda adivinó la intención del pelado número 9 de Ferro, pero con la desgracia de que la pelota le pegara en una de sus rodillas y se desviara para adentro. A los 4 minutos del primer tiempo Chacarita se encontraba abajo en el resultado. De merecimientos, hasta el momento, no se podía hablar, porque no hubo mucho juego hasta allí. Luego Ferro se hizo amo y señor del campo de juego, el funebrero no hacía pie en el césped y el equipo de Broggi se floreaba, tocando la pelota, atacando hasta 3/4 de cancha; de milagro no daban la ultima puntada para ganar por más diferencia. Diferencia que merecían sin dudas, porque había un equipo que tenía la pelota y era el de camiseta verde. Una sola situación de peligro generó Chacarita en el primer tiempo, un centro frontal de Manso para que Rocaniere cabecee bien a un palo del arquero, pero justo fue donde estaba Albil.

Creíamos que en el segundo tiempo la cara de Chacarita sería otra, pero no. Dominio del balón y espacios del terreno verdes y el tricolor sin hacer pie. Nuevamente sólo una situación y también en los pies de Manso, en un centro, esta vez en dirección a Zapata, que cabeceó por al lado del palo del arquero. Un par de cambios acomodaron un poco más al equipo: Nizzo afuera por Soto Torres, Zapata por Aliendro y Menéndez por Caza suponían un equipo más ofensivo, con dos volantes abiertos por las puntas y un solo mediocampista defensivo.
A los 32′ del ST comenzó a intentar tener un poco más la pelota el funebrero, y con un Ferro que no tenía la misma presión, dejaba a los volantes de la visita más sueltos. 34′ del ST. Paredes combina con Soto Torres, éste intenta girar y cuando lo logra habilita a Milla que, sin mirar al arco, saca un zapatazo de otro partido para darle el empate inmerecido a Chacarita.

Pudo quizás algo más el funebrero en los pies de Caza y Soto Torres, pero sólo llegaban a la puerta del área rival, que tuvo dos situaciones más de peligro. En una llegó Taborda a uno de sus palos y en la otra Salmerón anticipa a Rocaniere, pero no golpea con precisión el balón.

Empató Chacarita. ¿Sirve el punto de visitante? Puede ser. Pero el juego que se mostró hoy en Caballito, aprovechando que es 24/3, no se debe repetir NUNCA MÁS.

Jonatan Gramuglia
Etiquetas
NdR Talleres | Ciclo 2019

Jonatan Gramuglia

Periodista / Staff Mundo Chaca / Cadena Tricolor / NdR Radio

Artículos relacionados

Cerrar